Violación del artículo 22 de la Convención de Viena: Reflexiones sobre el respeto al Derecho Internacional en la irrespetuosa incursión policial en la Embajada de México en Ecuador.

Este artículo analiza la violación del artículo 22 de la Convención de Viena, que garantiza la inviolabilidad de las misiones diplomáticas, en relación con la incursión policial en la Embajada de México en Ecuador. Se reflexiona sobre el respeto al Derecho Internacional en este incidente.

LO ÚLTIMOLECTURAS

Isaías Flores G.

4/6/2024

La reciente irrupción de la policía ecuatoriana en la Embajada de México en Quito ha generado un debate candente sobre el respeto al derecho internacional y los principios consagrados en la Convención de Viena de 1961. En particular, la violación del Artículo 22 de esta convención, que garantiza la inviolabilidad de las misiones diplomáticas, plantea interrogantes fundamentales sobre la soberanía, la diplomacia y el imperio de la ley en el ámbito internacional.

El Artículo 22 de la Convención de Viena subraya la importancia de la inviolabilidad del local de una misión diplomática, un principio crucial para garantizar el buen funcionamiento de las relaciones entre Estados. Este principio protege la capacidad de las misiones diplomáticas para llevar a cabo sus funciones sin interferencias indebidas por parte del país anfitrión. Sin embargo, la reciente incursión de la policía ecuatoriana en la Embajada de México en busca del exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, quien había recibido asilo político en dicha sede, ha generado preguntas sobre el compromiso de Ecuador con el respeto al derecho internacional.

Textualmente este artículo establece:

“1. Los locales de la misión son inviolables. Los agentes del Estado receptor no podrán penetrar en ellos sin consentimiento del jefe de la misión.

2. El Estado receptor tiene la obligación especial de adoptar todas las medidas adecuadas para proteger los locales de la misión contra toda intrusión o daño y evitar que se turbe la tranquilidad de la misión o se atente contra su dignidad.

3. Los locales de la misión, su mobiliario y demás bienes situados en ellos, así como los medios de transporte de la misión, no podrán ser objeto de ningún registro, requisa, embargo o medida de ejecución.”

Es importante destacar que el respeto a la inviolabilidad de las misiones diplomáticas no es simplemente una cuestión de cortesía diplomática, sino un principio jurídico vinculante consagrado en tratados internacionales. Al infringir este principio, Ecuador no solo ha violado sus obligaciones bajo la Convención de Viena, sino que también ha socavado la confianza en el sistema internacional de relaciones diplomáticas y ha puesto en riesgo la seguridad de todas las misiones diplomáticas en su territorio.

La irrupción en la Embajada de México también plantea preguntas incisivas sobre la soberanía estatal y el respeto a la autonomía de las misiones diplomáticas. ¿Hasta qué punto un Estado puede justificar la violación de la inviolabilidad de una embajada en nombre de la aplicación de la ley? Si bien es comprensible que los Estados estén comprometidos con la lucha contra la impunidad y el cumplimiento de las leyes nacionales e internacionales, estas acciones deben llevarse a cabo dentro del marco legal y respetando los principios del derecho internacional.

¿Cuál es el estado actual del imperio de la ley en el ámbito internacional? Recordemos que el derecho internacional se fundamenta en principios, siendo el principio de pacta sunt servanda uno de los más importantes.

El principio de "pacta sunt servanda" es una expresión latina que significa "los pactos deben ser respetados". En el contexto del derecho internacional, este principio establece que los tratados y acuerdos celebrados entre Estados deben ser cumplidos de buena fe.

Es uno de los principios fundamentales que rigen las relaciones entre países y forma la base de la estabilidad y previsibilidad en el derecho internacional. Este principio implica que las partes involucradas en un tratado están obligadas a cumplir con sus términos y disposiciones de manera íntegra y oportuna, sin buscar interpretaciones que vayan en detrimento de su significado original. El respeto al principio de pacta sunt servanda es fundamental para preservar la confianza y el orden en la comunidad internacional, dado que garantiza que los Estados cumplan con sus compromisos y obligaciones mutuas de manera consistente.

Al firmar la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, Ecuador se comprometió a respetar la inviolabilidad de los locales de las misiones diplomáticas, de acuerdo con el principio de pacta sunt servanda. No obstante, recientemente, Ecuador infringió dicho compromiso, contraviniendo la convención y enviando un mensaje desfavorable a la comunidad internacional: indicando que en su territorio no se respeta la integridad de las misiones diplomáticas.

¿Cuál debería ser la sanción aplicada a Ecuador por su violación del Derecho Internacional? La condena internacional ha sido unánime: ningún Estado ha justificado la incursión de la policía ecuatoriana en la embajada mexicana bajo el pretexto de detener a un fugitivo. La premisa del cumplimiento de la ley interna ecuatoriana no justifica este acto, que claramente es considerado autoritario y dictatorial.

Sin duda, las repercusiones en la confianza respecto a su respeto al derecho implicarán el retiro de inversiones y la evitación de tratar con Ecuador tanto en materia económica como política. Gradualmente, esto agravará su situación, ya que es ampliamente conocido que la economía y el sistema financiero ecuatoriano son muy frágiles. Los más perjudicados por ello serán los ecuatorianos comunes, los ciudadanos de a pie, y no los políticos que orquestaron este ataque.

Sin importar las reacciones y medidas que, sin duda, tomará el Estado Mexicano, entendido como la entidad institucional más amplia y no limitado al gobierno, ¿cómo deberíamos los mexicanos reaccionar?

Claramente, sentimos indignación y molestia, pero no hacia nuestros hermanos ecuatorianos ni hacia el pueblo ecuatoriano, sino hacia el gobierno que ordenó indebidamente la violación de la soberanía de la sede diplomática mexicana en su territorio. Es importante recalcar que esta indignación y molestia están dirigidas hacia el gobierno y no hacia el Estado ecuatoriano en su conjunto, ya que el concepto de Estado va más allá de los gobernantes de turno.

Evitemos cualquier expresión de odio hacia el pueblo ecuatoriano, que no tiene responsabilidad en este incidente. No debemos confrontar a los ciudadanos ecuatorianos que puedan encontrarse en nuestro territorio nacional por diversas razones. Sin embargo, es fundamental exigir las consecuencias más graves para aquellos que desde su posición de autoridad ordenaron esta irrupción en la sede diplomática.

Es necesario reflexionar a nivel internacional sobre cómo abordar las violaciones a los acuerdos internacionales y considerar las posibles repercusiones que una acción tan irracional como la ejecutada por el Gobierno Ecuatoriano podría acarrear en el futuro.

La irrupción en la Embajada de México en Quito por parte de la policía ecuatoriana plantea serias preocupaciones sobre el respeto al derecho internacional y los principios diplomáticos fundamentales. Esta acción no solo pone en entredicho la soberanía y la seguridad de las misiones diplomáticas, sino que también cuestiona la vigencia del orden jurídico internacional. Es importante estar atentos al desarrollo de esta situación.